TAN LEJOS Y TAN CERCA

Sintetizando:

A principios de año, nuestros calendarios estaban repletos de fechas de inspección. Luego llegó la pandemia mundial y básicamente todo se detuvo. Desde entonces, hemos visto una fuerte respuesta en la mejora de las medidas locales de seguridad, lo cual dificultó tener una correspondencia cara a cara con los clientes y la ejecución de nuestro trabajo. Sin embargo, gracias a nuestra mentalidad innovadora, pudimos reiniciar muchos proyectos y ejecutar el trabajo pospuesto dentro de nuestra región de la UE. De hecho, hemos implementado un modelo de soporte remoto para poder llevar a cabo inspecciones sin que nuestros expertos deban estar en el lugar. En este caso, inspeccionamos de forma remota un ducto condensado de exportación de 8 pulgadas para un cliente sudafricano en colaboración cercana con nuestros representantes locales.

Ahora que terminó el verano en el hemisferio norte, el virus se está manifestando de nuevo y los gobiernos están respondiendo con nuevas medidas y precauciones de seguridad. Aunque de alguna forma nos hemos acostumbrado a esta situación tan inusual, debemos seguir muy en contacto con nuestros clientes para ayudarlos durante estos momentos tan difíciles. Juntos buscamos soluciones para los problemas que enfrentamos, como es el caso de uno de nuestros clientes en Sudáfrica.

ANTECEDENTES PARA LA INSPECCIÓN

Operada por PetroSA, la Plataforma FA se ubica aproximadamente a 90 kilómetros de la costa sur de Sudáfrica, en la Cuenca Bredasdorp. Varios pozos de producción de gas y condensados están vinculados a esta plataforma, en la cual se separan una mezcla de gas y condensados y otros fluidos de producción. Desde aquí, el gas y el condensado se mandan a una refinería de gas a líquido en tierra en la Bahía Mossel mediante ductos de exportación de 18" y 8", respectivamente.

Figura 1 - Instalaciones de producción de gas y condensado de PetroSA en tierra

 

PetroSA había planeado efectuar una inspección inteligente del ducto de exportación para condensado de 8 pulgadas para evaluar su integridad con gas nitrógeno de apoyo con el producto. Antes de la inspección inteligente, también se solicitó una limpieza previa del ducto. En julio de 2018, ROSEN presentó su propuesta y el contrato se otorgó en junio de 2019.

EL RETO

ROSEN ya había inspeccionado la línea anteriormente en 2004 con una herramienta MFL-A (Fuga de Flujo Electromagnético axial) estándar. Con el paso de los años, la producción del yacimiento de gas bajó a una velocidad promedio de 0.05m/s (mezcla de gas/condensado) a baja presión. Para adaptar las condiciones necesarias para la corrida de inspección fue necesario usar un medio propulsor adicional para aumentar la velocidad (flujo) y la presión.

 

Se tuvieron varias pláticas con el cliente. Se propuso usar agua marina en combinación con los equipos de bomberos del lugar para dar el impulso necesario a las herramientas. Sin embargo, el cliente quería evitar una campaña de secado para la línea después de la inspección, dado que esto requiere un mayor tiempo de cierre para la planta de energía. Por lo tanto, se determinó que una inspección con gas nitrógeno era la solución más adecuada.

NUESTRA SOLUCIÓN SUGERIDA              

Nuestro equipo buscó la mejor solución para la herramienta, la cual parecía ser MFL-A con una configuración de caudal/presión bajos. Durante la reunión de lanzamiento con el cliente, PetroSA y nuestro representante sudafricano, Ultraspec-NDT, se acordó usar una velocidad de inspección mínima de 0.35m/s y una presión mínima en la trampa de recibo de 5.5 MPa para controlar la presión de descarga y evitar paradas no deseadas de la herramienta durante la inspección interna.

Figura 2 - MFL-A con configuración presión/caudal bajos

Para la parte de limpieza de este proyecto, se decidió correr las herramientas durante la operación normal de la línea, dado que de esta forma no interferiría con los niveles de suministro de gas. A una velocidad de 0.05 m/s, se calculó que el tiempo de la corrida sería de 21 días.

 

Lo único que faltaba por hacer era mandar la herramienta MFL-A al país una vez que terminara la campaña de limpieza, junto con el equipo de bombeo de nitrógeno.

 

Durante la fase de planeación, ROSEN discutió con el cliente si podría manejar los flujos y las presiones.

 

Quedó claro que los requisitos de presión en el lado de recibo estaban limitados a 1.2 MPa. Esto se debió a que el equipo tenía un corte de emergencia para presiones altas, la cual no era posible anular de forma manual. Después de una revisión, ROSEN aceptó esta limitante de contrapresión, siempre y cuando se pudiera garantizar un régimen de caudal estable dentro de bolsas de condensado líquido delante y detrás de la herramienta, las cuales actuarían como amortiguadores hidráulicos para evitar un comportamiento de avance/alto para la herramienta.

SITUACIÓN EN MARZO DE 2020

Finalmente, después de año y medio de planeación, reuniones y retrasos, la inspección podría comenzar. Esta inspección específica para nuestro cliente sudafricano estaba programada para marzo de 2020, justo al inicio de la pandemia mundial. Cada vez más países estaban cerrando sus fronteras y tuvieron que enfrentar confinamientos locales, lo cual hizo que nos fuera imposible mandar ingenieros de campo para efectuar la inspección en el lugar. Afortunadamente, ROSEN ha estado representado en Sudáfrica por Ultraspec-NDT desde julio de 2018. Gracias a una cercana colaboración entre las dos compañías y con la ayuda de ingenieros locales, pudimos efectuar la inspección a pesar de todo.

OPERACIÓN REMOTA

Dos ingenieros de Ultraspec-NDT ubicados en Sudáfrica están capacitados para correr las herramientas ROSEN, pero no están capacitados para usar nuestro software. Sin embargo, resolvimos este problema con un ingeniero de campo de ROSEN de nuestra oficina en Oldenzaal, Holanda, que operó el equipo de forma remota por internet.

 

En espacio de una semana, mandamos una laptop especial a Sudáfrica y le dimos acceso a los ingenieros locales a la red y a la computadora de ROSEN. Después de algunas pruebas, todas las partes involucradas estuvieron listas para efectuar la inspección. Todo esto se hizo en una cooperación cercana y después de la aprobación de nuestro cliente.

 

Se necesitaron dos teléfonos móviles para tener una operación remota estable. Se necesitó uno para conectarlo a la laptop y para la conexión remota y el otro para comunicaciones generales y apoyo por video vía Skype. Esto nos permitió asesorar directamente a los ingenieros para instalar las baterías y al checar la herramienta mecánicamente.

LANZAMIENTO DE LA HERRAMIENTA

Después de checar las conexiones, la herramienta MFL-A se llevó al lugar. No reportamos ningún problema operativo durante el lanzamiento ni el recibo ni durante la descarga y la verificación de los datos. El cliente agradeció una operación sin incidentes.

Los beneficios de nuestro soporte remoto incluyeron:

 

  • Ingenieros locales, lo cual significó que no se necesitaron visas

  • Ahorros en gastos de viaje y alojamiento

  • Planeación de personal flexible

  • Efectuar inspecciones en situaciones difíciles como la pandemia de COVID-19, en momentos en los que los países están en cuarentena y no permiten el ingreso de ninguna persona para efectuar inspecciones, pero sí permiten el ingreso de equipo. Las operaciones pueden continuar tal como se habían programado originalmente.

 

En colaboración cercana con nuestro cliente y nuestro socio local, pudimos efectuar la inspección vía remota. Ciertamente, este enfoque será todavía más relevante para nuestro negocio en un futuro.

 

Juntos, ¡podemos lograrlo!