ES MOMENTO DE MEJORAR TU INTERACCIÓN TELEFÓNICA

LP.png

En resumen:

La cultura centroamericana es bien conocida por ser cálida y acogedora y es posible que ponga menos "barreras" personales como en otras culturas. Por ello, uno podría imaginarse que una pandemia global podría representar una dificultad significativa para hacer "negocios como de costumbre". No obstante, habiendo dicho esto, los ductos de alta presión siguen operando y la administración de su integridad no pierde importancia. 

A finales de enero de 2020, en nuestra región, México, América Central y el Caribe, únicamente se escuchaba sobre casos aislados de COVID-19 y se estaban implementando sólo algunas restricciones de viaje. Aún no sabíamos que un mes después la pandemia también golpearía a México y a otros países circundantes; las fronteras terrestres se cerrarían, y los vuelos comerciales se minimizarían y serían distantes entre sí.

Pero en ROSEN, tras haber sido asignado para realizar inspecciones internas de varias líneas de carga y descarga de hidrocarburos en cuatro terminales en Guatemala y Honduras, cuya ejecución empezaría en tan sólo pocos meses, era justo entonces el momento de encontrar una forma de comunicación fluida para asegurar una inspección exitosa, ya que no habría las ya muy comunes reuniones en persona. Por lo general, la información vital sobre el activo se comunica en persona y las inspecciones se planifican en sitio durante las reuniones presenciales. Sin embargo, el operador en Guatemala y Honduras, los gerentes de ventas y el líder de soluciones técnicas de ROSEN en Nicaragua, el gerente de proyecto en Puebla México, el personal de operaciones y de campo en Veracruz México y otras funciones clave en la Ciudad de México y Houston tuvieron que resolver este problema para comunicar los detalles de forma remota, algo que propiamente iría en contra de la cultura latinoamericana. No obstante, el proyecto tendría que continuar. 

EL PROYECTO POR SÍ MISMO

A pesar de que la logística y la distancia involucradas en este proyecto fueron lo suficientemente importantes, creemos que deberíamos contar un poco sobre el proyecto de inspección. Las diez líneas de descarga a inspeccionar en busca de pérdida de metal se ubicaron dentro de la terminal. Dichas líneas viajaban a lo largo de muelles para conectarse a las embarcaciones para su transporte posterior.

Estos eran ductos de ocho, diez, doce y 16 pulgadas. El 80% de los ductos nunca se habían inspeccionado antes, lo que generaba grandes interrogantes sobre su estado, tanto en términos de limpieza como en su estado de integridad. Esto aumentaba la necesidad de inspección. Para reducir las operaciones del proyecto, el operador y ROSEN idearon una estrategia que uniría temporalmente las líneas relativamente cortas para requerir menos equipos en el sitio, como trampas de envío y de recepción. Esto no solo mitigaría el riesgo operativo y la coordinación, sino que también reduciría el costo en términos generales.

La inspección interna (ILI) planeada fue una inspección ultrasónica (UT) de espesor de la pared para evaluar cualquier pérdida de metal. Incluso esto era extraño, ya que la tendencia en esta región depende en gran medida de la tecnología de fuga de flujo magnético (MFL) para cualquier inspección de pérdida de metal. Y como ocurre con cualquier tecnología, cada una tiene sus pros y sus contras. La tecnología UT debe tener un acoplante líquido, por lo que generalmente no es adecuado para gasoductos y es más sensible que su opuesto de servicio pesado, la inspección MFL, lo que significa que la limpieza del ducto es esencial para el éxito de la ILI.  Sin embargo, al comprender los posibles beneficios de la inspección UT, el operador eligió esta tecnología, a pesar de sus limitaciones, por su capacidad para proporcionar una evaluación directa y una mejor precisión para identificar las anomalías.  Se completó la campaña de limpieza requerida; se eligió agua de mar como propulsor para la herramienta de inspección, y el acoplante líquido requerido por la tecnología UT.

La herramienta ILI funcionó de acuerdo con las especificaciones, y las condiciones de ejecución fueron excepcionales.  Los datos recolectados se utilizaron para una variedad de evaluaciones, incluida una Evaluación de Fitness-for-Purpose y una Evaluación de crecimiento de corrosión. Estas evaluaciones permitieron a ROSEN preparar un plan de mantenimiento recomendado a corto plazo, un plan de mantenimiento a 5 años para una segura operación futura de las líneas; así como, un plan de administración de integridad general que incluía un intervalo de 5 años para inspecciones adicionales. A partir de esto, es posible que el operador tome decisiones específicas en términos de la administración de integridad para una futura operación eficiente.  

CONSTANTES TELECONFERENCIAS: 

Para garantizar un desarrollo del proyecto exitoso y sin problemas, ROSEN coordinó tantas teleconferencias on-line como fueran necesarias, asegurando que todos los involucrados en diferentes ciudades y países (EE. UU., México, Nicaragua, Guatemala y Honduras) estuvieran disponibles en todo momento. 

Todos los temas comerciales se discutieron por teléfono hasta que ambas partes estuvieron de acuerdo. Los contratos se firmaron digitalmente y luego físicamente, se implementó un proceso para lograr esto de manera adecuada entre ambas partes.  Además, se discutieron cuestiones técnicas para brindar asistencia técnica y orientación. Dado que algunos de estos ductos nunca habían sido inspeccionados, era de vital importancia asegurarse de que todos los involucrados estuvieran actualizados en términos del activo y del plan de inspección.

Con una estrecha coordinación entre el Gerente de Ventas / el Líder de Soluciones Técnicas y el Gerente de Proyecto, así como el personal de operaciones, pudimos tener una continua comunicación en línea asegurando una preparación adecuada de todas las herramientas de inspección. Esta comunicación se extendió al operador para brindar orientación, para completar las modificaciones del ducto y la construcción e instalación de las trampas / los carretes necesarios para la buena ejecución de la inspección. Se envió un gran volumen de fotos, videos y planos entre el operador y los expertos de ROSEN para garantizar que cualquier alteración tanto en el activo como en las herramientas de ILI fueran consideradas de manera adecuada y todo se ejecutara sin problemas.

Por supuesto, cuando llegó el momento de realizar el proyecto de inspección, el personal de ROSEN necesitaba estar en el sitio. Entonces, viajaron desde Veracruz a Honduras y a Guatemala considerando todos los requisitos y protocolos de viaje necesarios para el Covid-19.  Incluso la movilización de las herramientas en sí tomó más tiempo de lo "normal", ya que el tráfico de transporte comercial internacional se redujo drásticamente durante este periodo de tiempo. 

LO QUE DESCUBRIMOS

Después de una exitosa campaña de inspección, llegó el momento de mirar hacia atrás hacia nuestra primera inspección 'coordinada a distancia'.

Trabajar de manera coordinada y mantener comunicaciones continuas, internamente y con el operador, así como el uso de plataformas y tecnologías de comunicaciones actuales, se convirtió en una situación de beneficio mutuo para ambas partes. Al final, se intercambió una gran cantidad de competencia técnica entre ROSEN y el operador en lo que respecta a la preparación de estos activos para una ILI exitosa, fortaleciendo así y en última instancia la sólida asociación, que ya existía entre ambas partes. Y, aunque seguimos prefiriendo las reuniones presenciales, nos complace haber podido completar este proyecto con éxito y poder reducir al mismo tiempo el riesgo de contagio para todo el personal involucrado.