LIMPIEZA PREVIA A LA INSPECCIÓN

Sintetizando:

No contar con instalaciones de lanzamiento o recepción, falta adecuada de propulsión, gran grosor en las paredes de ducto y condiciones marítimas – todos estos retos se pueden superar "fácilmente" pero ¿qué se puede hacer cuando la limpieza de un ducto es el verdadero problema? Este artículo muestra la importancia de elegir la tecnología correcta para esta tarea y la necesidad de contar con programas de limpieza adecuados antes de las actividades de inspección interna. Las tareas de limpieza y mantenimiento pueden aumentar la efectividad de un ducto drásticamente, pero también puede tener efectos drásticos en el éxito de otras actividades relacionadas con la integridad. 

Con la consolidación de una nueva colaboración en Sarawak, Malasia, ROSEN Group cumplió exitosamente con otro paquete de inspecciones de ductos incluyendo, en este caso, un total de cinco: dos de transportación de crudo y uno de gas, y dos ductos de inyección de agua que se extienden desde la plataforma marítima hasta una terminal receptora terrestre. Uno de los factores que hacen que estos ductos sean únicos es, especialmente, su antigüedad: después de operar durante más de 20 años, estos ductos nunca habían tenido una inspección de ductos inteligente. Como resultado, tanto el operador como los expertos de ROSEN entraron al proyecto sin saber muy bien qué esperar. Adicionalmente, las complejas condiciones marítimas implicaban restricciones en tener acceso a herramientas y personal por igual.


Para poder garantizar los mejores resultados en la recolección de datos y obtener información valiosa sobre el estado de la integridad de los ductos, se tomó la decisión de utilizar tecnología de medición ultrasónica (UT). La tecnología de medición UT es bien aceptada en la industria como un método establecido para hacer las mediciones cuantitativas del grosor de las paredes y para detectar y dimensionar las anomalías de pérdida de metal. Se ha optimizado para detectar y medir con precisión anomalías tales como corrosión, laminación, ranuras, picaduras, anomalías axiales estrechas, corrosión en costuras preferenciales y otras anomalías de pérdida de metal.

Las ventajas adicionales incluyen que la tecnología aplica menores fuerzas de fricción, su capacidad para detectar anomalías axiales y circunferenciales y su naturaleza “delgada”, que hace que el interior del ducto sea más fácil de sortear. En este caso, se eligió la tecnología UT como el método de inspección óptimo, principalmente debido a la presencia del gran grosor de las paredes. Sin embargo, la tecnología UT también tiene algunas desventajas: la necesidad de un agente líquido acoplador y, un factor que es fundamental en este caso, la necesidad de contar con un ducto muy limpio.


Al combinar los dos factores: la antigüedad del ducto y la tecnología elegida era necesario un programa de limpieza agresivo para garantizar el éxito de la inspección. El verdadero reto de este proyecto fue evidente y se consolidó cuando las dos primeras corridas fallaron debido a que la calidad de los datos recolectados se vio severamente afectada por la presencia del alto grado de residuos en el ducto. Esto demostró que los programas de limpieza de rutina que se habían efectuado anteriormente no habían sido suficientes. Por ende, el equipo ROSEN dedicado sugirió ejecutar un programa de limpieza agresivo que incluyera un equipo desescamador, un equipo empujador y un equipo Poly Pig de cerda gruesa.

Conforme se envió cada herramienta de limpieza al interior del ducto, los expertos de ROSEN monitorearon la cantidad de residuos que se recolectaron hasta que se extrajeron todos los residuos. Esto tuvo como resultado casi 20 corridas de limpieza para posteriormente garantizar el éxito de la inspección. Al retirar más de 100 kg de sulfuro ferroso de los cinco ductos, la inspección fue posible y exitosa y además la operación de los ductos ahora es más eficiente y la producción puede continuar a un nivel mayor, lo cual aumenta la vida de servicio y el desempeño de los ductos. 
 

Figure1_cleaning_web_illustrationENG_CS5

Figura 1 – La importancia de la limpieza demostrada en un ducto de 12".

Enviar y recibir las herramientas de limpieza y las herramientas de inspección, posteriormente, presentaron dificultades adicionales que debían solucionarse, dado que las condiciones marítimas implicaban que no había trampa de envío ni de recibo, lo cual creó la necesidad de instalar trampas de envío y de recibo temporales. Una vez que se determinaron los puntos de acceso, la siguiente consideración fue la propulsión. El ducto no daba la velocidad mínima de 1 m/s que se necesita para transportar las herramientas de limpieza ni las herramientas ILI, lo cual significaba que sería necesario implementar un sistema de bombeo. Tal como es el caso con la mayoría de las tecnologías, la tecnología UT cuenta con parámetros que proporcionan las condiciones de operación ideales. Debido a esto, era de suma importancia que se lograra alcanzar la velocidad de 1 m/s para garantizar la obtención de datos de alta resolución. Adicionalmente, en la inspección del gasoducto, la medición UT necesitaba un agente líquido acoplador para recabar la información necesaria. Por lo tanto, el sistema de bombeo se implementó nuevamente utilizando agua marina tratada. Los expertos de ROSEN eligieron usar el agua marina tratada para eliminar cualquier amenaza de integridad en el ducto.


Surgieron varios retos en el corto plazo de dos semanas en el que esta tarea se completó: acceso, propulsión, la navegación de las herramientas, etc., y por lo tanto fue necesario idear varios tipos de soluciones. Aunque las soluciones en este caso en particular parecían enfocarse en los aspectos operativos de la inspección, el objetivo final siempre es recolectar datos de la mayor calidad posible para tener mayor conocimiento sobre el estado de la integridad del ducto y eso fue lo que se logró. En retrospectiva para este proyecto, podemos decir que la importancia de los programas de limpieza y elegir la tecnología de medición correcta son dos aspectos fundamentales. La limpieza regular de los ductos no solamente prepara los ductos para las inspecciones internas y previene corridas fallidas, sino que también puede mejorar el desempeño del ducto drásticamente.